¿Cómo acompañar la adolescencia? Retos y desafíos - Ara Psicología

¿Cómo acompañar la adolescencia? Retos y desafíos

¿Cómo acompañar la adolescencia? Retos y desafíos

29 marzo, 2023

Compartir en redes

La adolescencia suele entenderse como una etapa de transición entre la infancia y la edad adulta. El intervalo temporal que cubre tiende a fijarse entre los 11-12 años y los 18-20, siendo difícil determinar su principio y final. Una etapa en la vida de la persona llena de cambios, desafíos y retos, la cual será especialmente significativa en el proceso de construcción de su identidad, personalidad y forma de relacionarse con los demás en el futuro.

En definitiva, es el momento en el que el individuo asentará las bases de su forma de estar en el mundo de ahí en adelante. Por ello, en este post, queremos dar a conocer los cambios que se dan en las distintas esferas de la persona y cómo acompañarla en el proceso dándole la oportunidad de que sea ella quién nos guíe.

PONIENDO LA ADOLESCENCIA EN CONTEXTO

Al igual que sucede con muchos otros conceptos, dependiendo del momento sociocultural en el que nos encontremos, la adolescencia es valorada de una u otra forma. Durante las últimas décadas la adolescencia ha pasado a ser vista como un momento de intensas crisis, una época preocupante especialmente para madres, padres y educadores.

Este estigma surgió tras la Revolución Industrial especialmente en las clases medias y altas, donde los jóvenes comenzaron a quedarse en casa estudiando y preparándose durante un tiempo cada vez mayor. A lo que hoy en día debemos añadir la influencia que ejercen el uso de las tecnologías y de las redes sociales como forma de relacionarse.

Sin embargo, a veces olvidamos que todas las edades, en términos de desarrollo, conllevan crisis de crecimientos como la menopausia, la vejez o la edad escolar, algo que es connatural al proceso de desarrollo emocional y psicosocial.

La crisis representa un sentido positivo y normativo. Sin crisis no hay maduración psicológica, ni surgen tampoco los retos y oportunidades de evolución y transformación.

“En la adolescencia, concretamente, la crisis normativa es la de la propia identidad que necesita una resolución, una definición”

Evânia Reichert

El mundo adulto traerá consigo exigencias de definiciones y posicionamientos, llamando a la puerta del adolescente y preguntándole:

¿Quién será usted y qué hará en los próximos años?

A la vez que el propio adolescente constantemente se preguntará:

¿Quién soy y cómo me siento para hacer frente a lo que viene?

¿Qué tipo de relaciones busco en mi vida?

¿Cuáles son mis fortalezas?

¿Qué me hace feliz?

¿Y qué no?

Se trata, por tanto, de una fase esencial para nuestro proceso de desarrollo vital y personal. Y, si se da de una forma saludable, donde la persona empieza a conocerse cada vez mejor y es capaz de ir respondiendo a las preguntas que surgen en el camino, le permitirá comenzar a construir una vida satisfactoria y con sentido.

ALGUNOS DE LOS RETOS COMO PADRES / MADRES:

Esta etapa, no solamente es compleja y nueva para el adolescente, sino también para sus figuras de referencia, quienes desde el deseo de hacerlo lo mejor posible y favorecer el desarrollo de sus hijos e hijas a veces se debaten entre difíciles decisiones.

Tres de los dilemas más importantes a los que se enfrentan los padres y madres cada día de la etapa adolescente son los siguientes:

  • Indulgencia excesiva vs Control autoritario. Es decir, las tendencias polarizadas entre el ser permisivos con las demandas y actos del adolescente frente a casi llegar a coartar sus decisiones. Aquí el objetivo intermedio sería incrementar disciplina autoritativa/democrática.Esta pauta de crianza hace referencia a que el adolescente pueda participar libremente en las decisiones que conciernen a su propia conducta incluso tomar las suyas propias, sin embargo, en todos los casos la decisión final recae en las figuras de referencia o cuenta con su aprobación.
  • Normalizar lo patológico vs Patologizar lo normativo. Especialmente cuando no hay experiencia con hijos más mayores u otros adolescentes en su entorno, los padres y madres muchas veces dudan entre si lo que le está sucediendo a su hijo/a o cómo está actuando /pensando /sintiéndose es habitual.De nuevo, llegando al extremo de no permitir o no entender conductas propias de la etapa y necesarias para el desarrollo, o, por el contrario, no poner ningún límite y entenderlo todo como propio de tal etapa. El objetivo aquí es la psicoeducación sobre las conductas normativas y patológicas propias de la etapa. Por ejemplo: faltar a clase, consumo de sustancias, uso de redes sociales, conductas sexuales, regímenes y deporte, etc.
  • Fomentar la dependencia vs Forzar la autonomía. Este tercer dilema es bastante evidente. En uno de los extremos se encontraría la sobreprotección del adolescente y el proporcionarle muchas cosas que él es capaz de lograr por sí mismo/a, frente al no prestarle ninguna ayuda y apoyo y que se tenga que buscar sólo la forma de hacerlo.El punto intermedio y más saludable sería aquí buscar la autonomía y efectividad por parte del adolescente, pero enseñándole que puede pedir ayuda y ofreciéndosela cuando la necesite.

Es importante tener en cuenta que en muchas ocasiones cuando hay más de una figura de referencia, una de ellas tiende a compensar el patrón de la otra. Siendo estos posibles aspectos a trabajar en terapia.

El óptimo paso por esta etapa sólo se hará realidad con un entorno social que comprenda las necesidades evolutivas y vitales del adolescente.

 

CÓMO ACOMPAÑAR LA ADOLESCENCIA

Por no extendernos en exceso en este artículo, no recogeremos la descripción completa de las fases y cambio de la adolescencia, pero sí creemos necesario recordar lo siguiente:

Para comprender y, por tanto, poder acompañar la adolescencia de una persona o grupo de ellas estamos obligados a conocer no sólo los procesos que caracterizan en general a esta etapa, sino la situación histórica y sociocultural en la que se desenvuelve y las experiencias de la persona durante la infancia y presentes actualmente.

No obstante, las características fundamentales que van a compartir todos los adolescentes vienen de la mano de los cambios biológicos, psicológicos y sociales que tienen como escenario este momento vital.

ACUDIR A UN PROFESIONAL

Si estás leyendo esto como madre/padre y querrías compartir dudas o preocupaciones sobre el proceso de tu hijo/a o si consideras que podrían serte útiles algunas pautas para gestionar ciertas situaciones no dudes en contactar con un profesional.

Igualmente, si estás leyendo como adolescente y te gustaría que un profesional pudiera orientarte en mayor profundidad con respecto a algún asunto específico o varios en general, siéntete libre de probar. El profesional acordará contigo las metas que quieras lograr y te acompañará en el camino, dándote siempre la oportunidad que seas tú quién guíe el proceso.

 

Andrea Mencia. Psicóloga Infanto JuvenilEspecialista en Bienestar Emocional Infanto-Juvenil.  Trastornos de conducta y Educación y Gestión emocional.

Páginas Relacionadas:

¿Te ha gustado este artículo? Escribimos para ayudarte a crecer, a comprender cómo funciona tu mente y a regularte emocionalmente. Suscríbete para recibirlos por email.

Solicitar información

    Quiero pedir cita

    Rellene el formulario para recibir más información.

    Abrir el chat
    1
    ¡Hola!
    Estamos aquí para ayudarte. Pregúntanos lo que necesites.
    Nuestro horario de atención es de 10.00 a 14.00 y de 15.00 a 20.00 de Lunes a Jueves
    ¡Gracias!