Trauma

Los traumas nos suceden a todos. A nosotros, a nuestros amigos, a nuestros familiares y vecinos; muchas de las personas que nos rodean sufren o han sufrido traumas.

traumaEl trauma forma parte de la vida y puede resultar de sucesos ordinarios y cotidianos (accidentes, separaciones, divorcios, caídas, enfermedades, pérdidas….).; o de sucesos más devastadores como abuso sexual, un padre/madre alcohólicos, haber sido víctima de violencia en la pareja, maltrato físico o psicológico por parte de los progenitores… por desgracia tendemos a esconder el trauma. Guardamos y congelamos aquello que pasó porque nos da miedo afrontarlo. Pero pasados los años, los traumas dejan huella, en nuestra mente, nuestras emociones, nuestra capacidad para hacer frente a los problemas cotidianos, para disfrutar e incluso para mantener relaciones íntimas; también en nuestra biología o nuestro sistema inmune. Y algunas veces estas huellas se traducen en sintomatología (Ansiedad, depresión, abuso de sustancias, autolesiones…) Aunque nosotros queramos actuar como si no hubiera pasado nada, a la parte del cerebro que garantiza nuestra supervivencia, no se le da bien la negación.

Hoy sabemos que el trauma no está en el suceso en sí mismo, sino en la capacidad del sistema nervioso para hacer frente a ese suceso en el momento del trauma; así vemos como los recién nacidos o los niños pequeños son los que mayor riesgo corren de sufrir estrés y trauma (Habiendo o no un gran suceso que lo cause). La probabilidad de desarrollar síntomas traumáticos está relacionada con el nivel de desconexión en el momento del trauma, así como con el nivel de congelación o inmovilidad (es decir, energía no gastada) que hay en ese momento.


“Haber estado expuesto a violencia en la infancia suele dificultar el establecimiento de relaciones estables y de confianza en la edad adulta” Bessel Van der Kolk


Nuestro primer objetivo en el trabajo con el trauma va a ser el de crear y aumentar la capacidad de resiliencia de nuestros clientes. La resiliencia es la capacidad que todos poseemos para recuperarnos del estrés, de los sentimientos de ansiedad, miedo, agobio…

Para crear resiliencia vamos a ayudarte a regular tus emociones, es decir, a utilizar la intensidad correcta; también te ayudaremos a tomar conciencia tanto de las emociones y los pensamientos cómo de la expresión que éstos tienen en el cuerpo. Así intentaremos restaurar el equilibrio y reestablecer la conexión cuerpo-mente-emociones.

Para sanar el trauma la estrategia es descongelar, movilizar esa energía que quedó bloqueada en el momento del trauma. Trabajaremos con cómo hemos estructurado nuestra identidad a partir de ahí, cómo han cambiado partes de la personalidad y se han reorganizado para hacer frente a esta amenaza. Trabajaremos en trauma con enfoques como el EMDR, Somatic Experiencing o la Psicoterapia Integrativa.

 

¿QUÉ TIPOS DE TRAUMA PODEMOS TRATAR?

En el tratamiento del trauma podemos trabajar con:

     ■ Trastorno de estrés postraumático (TEPT) y Trastorno de estrés agudo

     ■ Duelos y pérdidas

     ■ Abuso sexual

     ■ Víctimas de violencia física o psicológica (o testigos de la misma)

     ■ Caídas, accidentes, lesiones

     ■ Desastres Naturales (Terremotos, fuegos, inundaciones…)

     ■ Ruptura de una relación significativa

     ■ Experiencias humillantes (Sobre todo las ocurridas en la infancia)

     ■ Fobias y miedos diversos

     ■ Enfermedades graves o vivencia de las mismas en un familiar o persona significativa

     ■ Víctimas de Terrorismo

     ■ Abandono o negligencia en la infancia

     ■ Acoso Escolar (Bulling)

Si deseas más información sobre nuestros servicios y deseas que te llamemos, rellena el formulario y nos pondremos en contacto